_d_08129%202

Te contamos los secretos de Villa Baviera, un hito imperdible de Parral

Villa Baviera es una colonia alemana que guarda una particular historia que nadie debe ignorar o desconocer. Fuimos hasta allí, a pocos kilómetros de Parral a vivir esa experiencia inolvidable. En la nota todos los detalles.

Independientemente de sus atractivos naturales y la belleza escénica circundante, la historia de Parral está atravesada por historias conmovedoras, desde el potente acontecimiento del nacimiento de mayor poeta de la historia chilena, Pablo Neruda, a la más trágica y espantosa cadena de horrores que acontecieron en la ex Colonia Dignidad, hoy Villa Baviera. Claro que cientos de historias pequeñas marcan el color y la calma de este pequeño pueblo con una fuerte carga emotiva, pero no puede uno escapar a estas historias excluyentes. 

 

Conocíamos muy poco de lo ocurrido en la Colonia Dignidad hace pocos años, pero era suficiente como para generarnos intriga y escozor. Nos dispusimos entonces en cuerpo y alma para ir a conocer parte de la historia más oscura de Chile, y el fruto que el trabajo de sus pobladores actuales ha generado de ese pasado en pos de un futuro más armónico.

 

El Viaje desde Parral hasta Villa Baviera

 

Salimos de la ciudad de Parral por la ruta 5 hacia el sur y luego de unos kilómetros empalmamos con las ruta L-85 y después la L–865 que nos transportan por zonas de cultivos de arándanos, frambuesas, paltas y hasta trigales. Las rutas son de perfecto asfalto, con excepción de la L–865 que tiene sus últimos 5 kilómetros de tierra en buen estado, antes de llegar al destino.

 

En la última curva empieza a percibirse algo extraño. Una solida cerca de alambrado con alambre de púas y sólidas columnas de hormigón, poco habituales en una simple propiedad agraria. En la última curva descendente se erige un gran monolito de una roca con la inscripción “Villa Baviera”. Por detrás se observan en las lomas con plantaciones de trigo. Por detrás también se adivinan los secretos de una comunidad que lucha por salir del infierno. Unos pocos minutos más y se llega al casco de la villa con sus instalaciones típicas.   

 

La primera impresión, y el paseo turístico

 

Las primeras horas en la villa transcurrieron como un simple paseo turístico más. Comenzamos recorriendo los armónicos jardines muy floridos que rodean la  gran casa central donde funcionan el restaurante típico alemán y al lado un hotel. Hay viejos manzanos, vides, una pérgola y un lindo estanque con flores de Irupé. Inmediatamente siguió el almuerzo en el restaurante. Allí probamos las especialidades de la gastronomía alemana  que ofrecen en el menú, entre las que se destacaron un pernil ahumado con papas, chucrut y alguna otra cosa, un costillar de cerdo que preparan con una receta propia, y luego unos postres de su pastelería. La comida estuvo correcta, destacándose la frescura de sus ingredientes. Nos enteramos entonces que todo lo que se utiliza para cocinar se cría, siembra, cosecha, ahúma y prepara allí mismo.

 

Después de almuerzo nos convidaron a montarnos en un viejo Unimog verde manzana para ir a dar un paseo por las fincas de la comunidad y ver sus criaderos de ciervos, los sembradíos, grandes extensiones de trigales que ya habían sido cosechados, para finalmente comenzar a subir la montaña adentrándonos en el bosque natural de tilos, pinos, moras cargadas de frutos, castaños e inmensos copihues en flor. En un sector del recorrido bordeamos el río Perquilauquen, límite natural entre la región del Maule y la de Bio Bio. El punto final del paseo es en una piedra con petroglifos que según nos explican puede datar de unos 10.000 años. De regreso al complejo pasamos por el vivero de la comunidad donde hay cientos de especies de plantas florales más o menos comunes y algunos ejemplares raros como la que llaman “planta de huevos” (una especie de berenjena enanas y blancas) y los extraños “pimientos campana”.

 

Volvimos a la casa con el viento pegándonos en la cara. El sol iluminaba los campos. Al costado del camino, metros y metros de alambrados de seguridad que nos devuelven la memoria de esa otra historia acontecida en esos bellos parajes de la cordillera de Parral.

 

La historia oscura detrás de Villa Baviera

 

Para finalizar nuestra jornada nos encontramos con Jürgen quien nos esperaba en el museo del lugar, esto para mostrarnos la historia reciente de este lugar que era conocido como 

 

Villa Baviera es producto de lo que se conoció como la “Sociedad Benefactora y Educacional Dignidad”. El atroz experimento social surgido en los años 70 y 80 de la mente de un médico nazi alemán llegado a estas latitudes, cuyo nombre fue Paul Schäffer. Este oscuro y nefasto personaje creó en el lugar una comunidad de inmigrantes alemanes, convencidos de la idea de venir a Chile escapando de las penurias de la guerra, y una vez aquí sometidos a un estricto régimen que se parecía más a un campo de concentración que a una comunidad libre.

 

Paul Schäffer se decía “cristiano” pero se creía un dios. La Colonia Dignidad mezclaba la liturgia protestante con prácticas de una verdadera secta satánica en la que él dictaba las reglas. Los pobladores estaban recluidos en el lugar, separados los hombres de las mujeres, y se les prohibían las relaciones sexuales con argumentos irreproducibles. La colonia era autosustentable, producía todo lo que se consumía, pero recibía capitales desde la Alemania nazi para sostener un moderno sistema de seguridad y vigilancia.

 

Colonia Dignidad era un estado dentro del estado chileno, una fortaleza inexpugnable, hermética, pero con más fuerza e influjo hacia afuera de lo que se creía, lo que le permitió operar con impunidad durante mucho tiempo. Schäfer llegó a Chile siendo fugitivo de la justicia alemana por cargos de pederastia, creó un reducto secreto rodeado por una valla con alambres de púa, que además poseía una torre de vigilancia y reflectores, y era custodiado por perros. Los casi 300 ciudadanos alemanes y 20 niños huérfanos chilenos que vivían allí tenían "todo" lo que necesitaban: una escuela, un hospital con 60 camas, panadería, carnicería, talleres, establos, áreas de cultivo, un generador eléctrico y hasta un departamento jurídico propio.

 

En Colonia Dignidad llegaron a vivir centenares de personas bajo el lema: "Silencio es fortaleza". Los inmigrantes alemanes sostenían el sistema bajo ferrras normas, y poco a poco empezaron a incluirse niños chilenos con el espantoso objetivo de satisfacer los deseos pederastas del siniestro líder.

 

Los habitantes vivieron las más penosas y antihumanas condiciones que se puedan pensar. Los relatos de testigos como Jürgen (nuestro guía), sus recuerdos de la infancia, sus tristísimos momentos del pasado, erizan la piel.

 

Recorrimos el resto del lugar con los hechos frescos en nuestra memoria, y paso a paso vimos testimonios de esa historia escalofriante al  visitar un improvisado museo, de nuevo el restaurante, el hotel con sus túneles subterráneos donde Schäffer y sus jerarcas tenían un bunker desde donde se controlaba la seguridad del lugar, su central telefónica de última generación que comunicaba toda la colonia y sus lugares de almacenaje, todo construido en gruesas paredes de hormigón para guarecerse de un ataque que nunca existió.

 

Al final llegamos a unas pequeñas salas donde según nos cuenta Jürgen se castigaba duramente con golpes y aislamiento a quienes habían infringido alguno de los reglamentos internos. En muchos casos eran niños como él, quienes eran adoctrinados acerca del peligro de “ir al infierno” por sus acciones.

 

Paul Schäffer planeó y concretó en la hoy Villa Baviera el más siniestro plan de dominación, seguido de abusos de niños, muertes y desapariciones, muchas de ellas relacionadas al accionar del gobierno asesino del Gral. Pinochet con quien mantenía fuertes vínculos. 

 

Finalmente la colonia halló su fin cuando se descubrieron los abusos y muertes provocadas por Schäffer y se lo persiguió hasta Argentina. Luego de encarcelarlo junto a sus cómplices, murió en una cárcel chilena. Otros culpables permanecen presos y algunos alcanzaron a escapar a Alemania.


En la villa hoy viven un puñado de sobrevivientes. Hombres y mujeres volvieron a unirse, los jóvenes despertaron a una reprimida vida sexual y trabajosamente formaron sus familias. Hoy con su dolor a cuestas intentan trabajar para sobrevivir.

 

Villa Baviera y su presente turístico

 

Aún hoy permanecen visibles en la villa demasiados testimonios, objetos, edificios y huellas de un duro pasado reciente. Junto con ello la intención de quienes sobrevivieron a ese verdadero infierno y hoy intentan darle a la ex Colonia Dignidad visos de atractivo turístico y de esparcimiento. Se ve en ellos el ansia de sobrevivir y superarse aunque no es fácil escindir la nueva propuesta turística de lo sucedido.

 

Queda en la intimidad de cada visitante la conclusión acerca de la conveniencia o no de transformar Colonia Dignidad en Villa Baviera. Queda en la intimidad de cada visitante el tipo de disfrute que se permitirá en la visita. Lo que es indiscutible es que después de este paseo, y de ser testigos de lo que ocurrió entonces y lo que sucede ahora, uno no se va siendo la misma persona.

 

Nosotros no olvidaremos este día, síntesis de la mayor maldad de que puede ser capaz un ser humano con la digna y esperanzada manifestación de algunas de sus víctimas. Probablemente nunca estaremos todos de acuerdo en la apreciación acerca de Villa Baviera. Pero probablemente tampoco debamos mirarla con ese objetivo.

 

Web: www.destinosdeamerica.com
FB: Facebook.com/destinosdeamerica  
TW: Twitter.com/destinosamerica
YT: YouTube.com/c/destinosdeamerica
IG: Instagram.com/destinosdeamerica  

Autor: Guillermo Dowyer | DDA
Contacto: Info@destinosdeamerica.com

 


Menú

Menu

Arica

Arica

Tarapaca

Tarapaca

Antofagasta

Antofagasta

Atacama

Atacama%20orion

Coquimbo

Coquimbo

Valparaiso

Valparaiso8

Santiago

Chile%20santiago

O'Higgins

Punta%20de%20lobos%20ohiggins

Maule

Maule

Biobío

Captura%20de%20pantalla%202017-07-03%20a%20la%28s%29%2014.53.18

Araucanía

Araucania

Los Ríos

Img_0533

Los Lagos

Captura%20de%20pantalla%202018-07-24%20a%20la%28s%29%2012.03.32

Aysén

Aysen%20cuevas%20de%20marmol

Magallanes

Magallanes